23/52 Risas y música

MMmmmm se huele el final del curso y los niños están contentos, llenos de energía y excitados con la promesa del verano, la playa y las vacaciones. Recuerdo que en mi infancia era un momento maravilloso, y sin duda lo sigue siendo. Inés, Mario y Uco nos acompañaron en un súper día de picnic ( Santi… nos debes uno) y dejamos a los enanos correr, saltar y gritar hasta caer rendidos. Treparon con cuidado a los árboles, jugaron a la pelota,  al escondite inglés, además de otros miles de juegos inventados. Y cuando tocó el momento de retirarse, un paseo al frescor del viento del nordeste nos despertó de nuestra modorra al sol. Terminamos un día fantástico croqueteando ladera abajo y  “perdiéndonos y encontrándonos” en el laberinto del parque.

PS-9094-copy

Sigue leyendo

22/52 Si no lo planeas, lo disfrutas mucho más

Y así salieron las cosas el ultimo dia de mayo. Nosotros cuatro, mi hermana y los cuatro Roca+Lago nos reunimos todos juntos a golpe de teléfono en Xora, pasado Coirós. Mientras se completaba el  Rendez-Vous, revivimos bajo un solazo de justicia un pequeño tramo de la ruta PRG 35. Como no es una ruta segura para niños muy pequeños, la idea era ir en busca de otra ruta no lejana, la SM 08 de Ambalasaguas a As Pías, una ruta del río Mandeo:  calificada como fácil, circular y no muy larga.

Sigue leyendo

21/52 Se avecinan cambios…

Pues por un lado llegaron a mi correo los libros que  me ayudarán a preparar el viaje a Irlanda. En esta edición visitamos el sur de la isla por primera vez: hemos alquilado una casita de vacaciones con jardín en Glandore, Co. Cork y también un cochecito ( un modelo en el que espero que quepamos los cuatro y el equipaje que los precios son de infarto !!!) para hacer excursiones a las playas, pueblitos y todo lo que tengamos a tiro. Me llevo mis pequeñas guias de campo ( compradas en visitas anteriores), un súper mapa de carreteras y un montón de ideas y actividades para hacer con los enanos en el avión… deseadme suerte en esto último 🙂

Confieso estar un poco cagada con lo de conducir con el volante al otro lado y por la izquierda: soy ” disléxica” con la derecha y la izquierda, no las distingo fácilmente y las confundo amenudo. Así que espero no romperme los dedos de la mano derecha contra la puerta del coche cuando quiera cambiar de marcha, no quemar el motor del coche al hiper revolucionarlo y otras cosas terribles que se me ocurren y que ne causan pesadillas por la noche. Como mejor idea para recordar dónde está la izquierda cuando esté al volante, voy a escribirme de manera visible “izquierda” y “derecha ” en cada mano con un rotulador indeleble, lo cual sé que me ayudará un montón al principio. Aún recuerdo hace 5 años cuando en Francia  me dieron un coche automático !!!!! Horreur!!!! Los primeros 200 metros saliendo del entramado del aeropuerto fueron de pesadilla!!!! ¡Pero a qué cabeza diabólica se le ocurre quitarme el embrague y dejar un hueco enoooorrrrrme entre los asientos???? Jajaja… ahora me río, pero entonces no me hizo pizca de gracia.

PS-8851-copy

Sigue leyendo

20/52 Haciendo “Superstar”, al fin

Pues sí, me colé de estrangis en el curso de Jackie con muchas ganas y poca inspiración, o al menos a mí me lo pareció. Afectada por el síndrome del “camarón” y escasita de ideas en un mes gris-gallego de muy poca luz ( y menos en interior), fui calentando motores poquito a poco y para llegar animada a la meta. Con más fotos realizadas que publicadas y sesiones enteras tiradas a  papelera, me desquicié con la composición, los sets y el estrés de ponerlo todo patas arriba en cuanto un día más luminos que los demás me llamaba a través de la ventana.

Hace tiempo, cuando solía coser mis colchas de patchwork  (si, has leído bien 🙂 ) me gustaba fotografiarlas una vez terminadas antes de regalarlas, pero era para mí una tortura porque no tenía ni idea de como enfocar una sesión para mostrar un producto!!! Empecé a mejorar mis fotos justo cuando dejé de coser, cosa que sucedió tan naturalmente como había empezado. Y así se acabó la historia. Como aderezo, un pequeño sueño que nunca me tomé en serio, pero sueño al fin y al cabo: una tiendecita en etsy en la que vender mis costuras. Ha pasado el tiempo desde entonces y ya no es algo que  necesite hacer. Pero tenía que rascar ese gusanillo de la fotografía de producto y allí apareció un buen día “Superstar” para averiguar qué hay detrás de unas fotografías aparentemente tan naturales y despreocupadas, pero tan medidas y calculadas realmente!!!

Pues en mi caso descubrí la gran cantidad de trabajo que hay detrás de cada una de ellas y el esfuerzo que supone hacerlas, todos los factores técnicos y estéticos que entran en juego y que hay que aprender a controlar a base de práctica y más práctica. Así luce después de apetitosa la comida y  apetecible  el producto ! Bueno, pues todo esto se aprende en Superstar y no faltaron momentos en los que me hubiese gustado seguir cosiendo para ponerme manos a la obra con las lecciones del curso. Así de vigorizante e interesante es.

Confirmado, a pesar de los denodados esfuerzos de Jackie por mejorar mis fotos de producto ;), sigo odiando cocinar Jajaja!!! No lo puedo evitar, la comida es para mí un trámite y su vertiente artística, – sí, la veo, la comprendo y la disfruto un montón- se me resiste en cámara y no me considero ni mucho menos una buena artífice.  Prefiero fotografiar otras cosas, pero la experiencia ha sido invaluable. Si conoceis a Jackie ya  sabeis de qué os hablo, y si no, en otoño la cita es ineludible.

Probé con un poquito de todo: comida nada elaborada ( insisto en que ODIO cocinar), ingredientes naturales, los pendientes handmade que hacen las chicas de mi familia (mi madre y mi hermana), galletas hechas con mis niños y mis baberos handmade ( de cuando cosía, sip).  Os dejo los momentos estelares de mi Superstar, algunos inéditos 🙂 Y un super abrazo a mis lindas compis superestrellas ♥ por si me ven.

Montar el set con los niños en casa tiene sus “peligros”

Rabanitos o mi  primer set de comida (I)

Sigue leyendo

19/52 Poca cosa

Esta semana  hicimos muy poca cosa porque hizo muy mal tiempo. Sorprendentemente el tiempo tiene un gran efecto en nuestras actividades cotidianas, acabo de darme cuanta de lo mucho que lo menciono y lo uso como justificante de lo que hacemos. Con más pena que gloria cubro entonces esta semana anodina con un instante de juego en casa, con los palillos, igualito a cuando jugaba yo cuando era pequeña; y con otro de trabajo escolar, en el que la madre del escolar estorba más que ayuda 😛

PS-8113-copy

Sigue leyendo