Casi no llego, casi.

Y es que mañana empiezo una nueva edición de la súper mini clase de Lightroom y había pensado en hacer una entrada tipo caramelito, de esas que pone los dientes largos y enrolar con una propuesta atractiva y honesta, a mayores de las que ya encontraréis en este blog,  a más estudiantes a mi clase. Y no sé qué pasa últimamente con el tiempo que arranco las hojas del calendario de 3 en 3 y no tengo consciencia de su paso. Es una sensación cuando menos desasosegante… existe la palabra?

Y como nunca es tarde si la dicha es buena, me lío la manta a la cabeza y escribo estas líneas, porque me parece que quienes estén mañana en el aula y quienes ya han estado y quienes aún andan indecisos puedan verse un poquito más satisfechos con esta maravillosa aplicación.

Os enseño cómo actualizar y cambiar vuestra cabecera de Facebook desde Lr con un mínimo esfuerzo, sin exportación, solamente usando la edición de tus fotos y la creación de una colección. Utilizo el módulo de Imprimir, el cual no está incluido en la mini clase, pero lo demás sí 🙂

Sigue leyendo

Un fotolibro, por favor

Hace una semana terminé mi fotolibro de las vacaciones con la familia en Irlanda. Ya sé por qué no hago más, y es que es un trabajo considerable. Sí, sí, satisfactorio al 100% una vez que tienes en tus manos el resultado, pero muy laborioso, incluso aunque tengas un buen sistema de trabajo.

Mientras que en muchas ocasiones me quedo solamente en la intención, este año quise regalar a mis hijos un recuerdo de los buenos momentos que han pasado en su otra casa. Confieso haberme obligado a fotografiar muchos días en los que no sentía ninguna gana por la necesidad de sentirme relajada, vivir el momento en vez de recogerlo y otras razones en las que la ausencia de mi suegra tenía mucho que ver. Aún así, cuando descargué mi tarjeta en el ordenador, Lightroom me dijo que había tomado más de 800 imágenes en 15 días. Menos mal que no estuve muy predispuesta a accionar el obturador, que si no …. Sigue leyendo