7/52 A punto de cerrar la tienda

Pues sí, será pura cabezonería la que me ha hecho llegar hasta el 7/52 porque confieso haber estado (una vez más, medio en serio) a punto de colgar el 52. Mucho trabajo a fecha fija. Llevo bien lo del trabajo. Lo de la fecha fija me mata. Acabo de empezar _ como quien dice_  pero ya pienso en abandonar. En fin, vaya seriedad. La montaña rusa pasa factura de vez en cuando. Brrrr… sacudamos la tontería y sigamos aporreando las teclas.

La semana pasada, mmmm, me acuerdo vagamente. Las anécdotas son las protagonistas.

Anécdota 1. Me encapricho de una bandejita de arándanos en el super. Los meto en la cesta y pienso en qué se me ocurrirá hacer con ellos. Scones. No tengo foto.

Anécdota encadenada 2. Mi hijo mayor se ofrece voluntario para preparar los scones.  Alerta naranja. Él y yo somos dos potentes catalizadores cuando nos remangamos, nos colgamos los delantales y ponemos las manos en la masa. El 90% de las veces saltan chispas y llamaradas. Me transformo en Cruella de Vil y le echo de la cocina cuando desoyendo mis indicaciones, se come los ingredientes chupeteándose bien los dedos, mete la cabeza en la fuente para lamer literal y directamente su contenido, se come la masa antes de cortarla y se pelea como gallo inglés con su hermano en cuanto éste se asoma y pide colaborar.  Cuando finalmente me quedo sola, él ha quedado más que satisfecho: para Miguel “hacer una receta” es sinónimo de guarrear a placer. Una pesadilla para alguien como yo que ODIA cocinar con toda su alma y que a pesar de todo sigue volviendo a encender los fogones para sus niños. A ellos les encanta todo este rollo.

Bien. Por si no me creeis, deciros que con el estrés se me olvidó poner la levadura y después perdí la cuenta del tiempo del horno ¡Jajajaja! Me río porque no es la primera vez que me pasa 😛

_70A1926-copy-2

Anécdota encadenada 3. Scones (disminuidos)  calentitos… voy a practicar mis lecciones ( híper-super olvidadas de l’atelier) Horreur! Olvidadas del todo. Como en mi casa el espacio es escaso, y mucho más lo es la luz estos días grises de lluvia, me decido a llevarme el “set” a mi habitación y colocarlo sobre la cama. En fin, empecé con poca cosa y gradualmente decidí añadir elementos a la escena. En mala hora se me ocurrió incorporar la leche.

Pues eso, recolocando las cosas le dí un mandoble bien orquestado al vaso y la leche se desparramó por la funda nórdica. Unos cuantos improperios bien entonados y una rapidez de madre profesional salvaron la sesión. Adoro el rollo de papel de cocina ♥ Sustituí el vaso de leche por una taza vacía. Hice un par de fotos más y recogí todo, pensando en lo difícil que es esto de fotografiar naturalezas muertas (y qué poca gracia que tengo)

01

02

Anécdota 4. Abandono Apple, más que convencida de ello. Hace tiempo me compre un iPad y más tarde un iPhone de segunda mano.  Me vuelvo a android.  He cambiado  de tablet y en breve lo haré de móvil. No repito ni loca.  Ambas máquinas las compré para probar y ahora que he probado, las cambio. Para gustos pintan colores, ¿no? No entro a discutir absolutamente nada, no hay polémica, solo hay preferencias personales.

_70A1987-copy

Anécdota 5. Mi Valentín sigue haciendo de las suyas, a pesar de todos estos años. Me gusta el detalle, aunque él sabe que para mí (siempre llevando la contraria) la fecha no significa lo mismo que para él. En un par de meses cumplimos 10 años casados y aún me acuerdo como si fuese ayer del día en el que comenzamos a salir. Uiss, de rebobinar nada, adelante, adelante.

04

 

5 thoughts on “7/52 A punto de cerrar la tienda

  1. Las discusiones apasionadas Mac-Pc/Android son un aburrimiento, cierto. No son más que aparatos y hay que elegir lo que mejor se adapte a uno, sin más vueltas. En casa tenemos un poco de todo. Yo en ordenadores ya no puedo con los PCs, ni con Windows, ni con Linux tampoco. Pero estoy de acuerdo con que los móviles y las tablets de Apple no ofrecen demasiado a mayores de las otras y te cierran demasiado las opciones. Como digo siempre que alguien quiere empezar una discusión sobre el tema, me gustan los ordenadores Mac, pero a mí Apple no me da de comer…

    Cuando veo fotos de interiores con la luz que tienen las tuyas siempre pienso que viven en lugares con una luz mucho mejor que la de aquí. Pero ya me has dejado claro que no. ¡Ni siquiera cambiando de habitación el set y llevándolo encima de la cama, como he hecho también muchas veces! En fin, seguiré practicando… 🙂

    1. Jajajaja Montse, lo de la luz me ha “matao”. Digamos que impulso un poquito las sombras en mis ediciones, no te quepa duda, pero también me ayuda tener una cámara con un sensor maravilloso que reduce el ruido al mínimo.Cuando edito, siempre intento llevar la imagen que veo en la pantalla a la imagen mental que se me forma en la cabeza cuando preparo el set: es como un proceso imaginado.

      Pero he de confesar que la falta de un rinconcito tipo estudio, por pequeño que sea,hace muy cuesta arriba para mí practicar este tipo de fotografía. Montar y desmontar un set como estos requiere de mí mucha energía. La encuentro tremendamente difícil.

      Por otro lado,los días nublados sin duda son mis preferidos para fotografíar, me encantan. Y en la edición son maravillosos.
      Un besito

  2. Los arrumacos con las fotos sobre comidas los paso habitualmente, o tengo a los comensales apurados porque dejo para hacer todo junto (receta y fotos) o porque tengo a alguno de mis pequeños nietos con la nariz colgada del borde de la mesa de la cocina intentando ver lo que aun no ven pero huelen!
    De todas maneras me han encantado las fotos de escones. Saludos

    1. Pues yo que odio cocinar, ¡más que los paso! Hago excepciones por los niños, a media tarde, si estamos todos en disposición de hornear unas galletas o bizcocho. Ahora es más fácil porque la edad que tienen les convierte en buenos ayudantes, pero recuerdo que antes, ¡literalmente se comían el set! 🙂 Un besito

  3. Me morí de la risa con la historia de tus fotos bodegón culinario. He de decir que pareces yo cuando intento hacer eso, claro que tus resultados son mucho más admirables. Me parece dificilísimo fotografiar comida!!! Y todo el tema de montarla con el vaso de leche etc. es exáctamente lo que me pasa a mí cada vez que intento hacer una de esas hazañas.
    Eso si, yo hubiera deseado probar uno de esos scones!!! MMMMMM.

Cajita para tus palabras ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s