No laughing. No talking. No moving.

Una de esas cosas que uno olvida en el paso de la adolescencia a la edad adulta es el gusto por pasar tiempo con la familia disfrutando de la misma manera a cuando eras niño. Recuerdo mi infancia con verdadera felicidad y la inmensa alegría de las reuniones anuales que mi familia tenia la ocasión de celebrar. Todo sea dicho, a mi familia la tenía lejos y por lo tanto el verano y las navidades eran fechas esperadas, entre otras muchas razones, porque podía pasar tiempo con ella. De mi adolescencia no guardo tan grato recuerdo y una nebulosa se coloca estratégicamente en esa zona de nuestro cerebro que almacena los recuerdos y se niega a recordar. Es algo que acepto tal cual es.

Y es quizá por todo ello que en mi edad adulta no le digo que no a un juego del escondite, el de esconderse de verdad, y el de no moverse, el escondite inglés. No por el juego en sí, sino  porque  me evoca sentimientos infantiles, porque vuelvo a recordar esa despreocupación eterna que acompaña a una infancia como es debida, esa frescura e intensidad que vamos perdiendo al crecer. Y se agradece.

Son mis niños ahora los que construyen los sentimientos y recuerdos de su infancia. A su edad recuerdo la locura que nos invadía a las tres niñas de la familia cuando los mayores jugaban con nosotras!!! No era frecuente y se convertía en “lo mejor del mundo entero” cuando sucedía, no podíamos imaginar nada mejor. Como nuestra familia sigue siendo muy pequeña, también nos alimentamos con  la compañía de buenos amigos, amigos de verdad. Todos ellos con críos a los que amar, tiempo que dedicar y juegos que compartir. Cuando nuestra ajetreada vida de adultos nos lo permite ( el hueco siempre lo estamos buscando) nos reunimos para disfrutar de las cosas buenas y sencillas que tenemos a nuestro alcance: uno de ellos es hacernos compañía ¿A que suena bien?

Con los amigos ayudamos a los enanos ( a todos ellos y a nosotros mismos) a crear lazos personales y de grupo que nos enriquezcan en nuestro crecimiento personal. A compartir experiencias que no serían lo mismo sin una mirada distinta a la propia.. en fin, me enrollo como las persianas. Todo para decir que hay “cosas” que tengo que no cambio por nada y tengo a quien agradecer por ello. Y que conste que echamos de menos a Anne y a su familia ( Miguel sigue preguntando por Moli ♥) .. Evi y Alex, cuando tengais niños os meto en el mismo saco que a los demás jajaja!!!

Dia de tiempo revuelto, el viento frío del norte se arremolina en la bocana de la ría y nos congela las orejillas. No hay mucha luz, es un día típico de esta época en Coruña.
Primer juego: escondite de verdad.  Una panda con dos “pulgones” ( les llamo así por el color de los abrigos) y un montón de menhires que hacen las delicias de quien se quiere ocultar: Santi y Uco, Amanda.. ¡ey Amanduski, que te tienes que esconder por el otro lado! 🙂

escondite1

escondite2

¡¡¡ Shhhh, hay que estar en silencio!!!

escondite3

¡Mario, que han salido de la panda y van a busacarte!

mario

Y Valentina se metió en un menhir y no hubo manera de convencerla de que buscase un escondite nuevo. Allí  estaba calentita. Pero en cuanto el juego coambió al escondite inglés.. ¡vaya si bajó! En la panda era la primera en darse la vuelta cuando los demás aún estaban cantando “no laughing, no talking, no moving”

panda

paduchi

De esta guisa nos veíamos todos con Valentina en la panda y ¡ ay de quien parpadease! jajaja!!!

_70A3074-copy

Tras el juego seguimos el paseo. Amanda la última porque todo lo quiere hacer ella solita. Me parece fabuloso: caminar sobre la espiral de piedras, pintar en el barro con un palito… y mil cosas más.

_70A3096-copy

_70A3105-copy

Hubo tiempo para conversaciones siempre interesantes con Santi, para contemplar el mar con Fran, para ver caer la noche, para desternillarnos de risa, para hurgar en las toperas con palos y después reutilizarlos como improvisados bates de béisbol!!!

_70A3108-copy

_70A3111-copy

mario2

Un momento de reflexión también es bienvenido entre tanto ajetreo

_70A3114-copy

Recibiendo instrucciones para el béisbol 🙂

chicos1

Y Valentina tambien quiere probar, faltaría más.

_70A3135-copy

chicos2

5 thoughts on “No laughing. No talking. No moving.

  1. Qué momentazos de diversión! Tan buenos o mejor que cualquier parque de columpios!

    Fíjate que yo no tengo casi recuerdos de la infancia. Quizás recuerdo más los momentos de introspección más que los de expansión, no sé por qué extraña razón…

Cajita para tus palabras ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s